de hogueras

junio 6, 2017 Comentarios desactivados en de hogueras

Para los antiguos creyentes, la quema de brujas era sin duda un remedio eficaz. Del mismo modo que, hoy en día, el tiro en la frente a los psicópatas de Funny Games podría presentarse como una solución de emergencia. La convicción básica es que el diablo está entre nosotros —y con el diablo no es posible negociar. Es verdad que frente a la quema aún cabe confiar en el poder del hombre de Dios —el poder del exorcista, del taumaturgo. Y aquí la convicción sería otra: la persona puede ser liberada del influjo de Satán. Sin embargo, la pétrea dureza del mal implica que el exorcismo puede fracasar. De ahí que el recurso a la violencia, aunque no se halle exento de ambigüedades o riesgos, sea una posibilidad que una existencia comprometida con el bien no debería desestimar. Ciertamente, dicha posibilidad exige una cosmovisión en donde las potencias de la luz combaten con las del mal —como en Star Wars. Pues donde el mundo no admite poderes sobrehumanos, sino simplemente buenas o malas inclinaciones es difícil evitar la creencia de que, en el fondo, el hombre es bueno y el mal, tan solo un error existencial. En este sentido, no es casual que actualmente, en vez de sacerdotes, prefiramos al psicólogo o al instructor espiritual. Pero nos equivocamos donde tomamos al primero por cualquiera de los segundos, creyendo que estamos simplemente actualizando a los nuevos tiempos la figura sacerdotal. Sin un combate de dimensiones cósmicas, no hay sacerdocio que valga. El hábito nunca hizo al monje.

Anuncios

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para Martes, junio 6th, 2017 en la modificación.