la hipótesis del diseño inteligente

junio 5, 2017 Comentarios desactivados en la hipótesis del diseño inteligente

Quienes defienden, frente al evolucionismo darwinista, la hipótesis del Diseño Inteligente no se diferencian de la religiosidad espontánea del paganismo. Así, su fe en un Dios personal se basa en el sobrecogimiento que provoca un mundo cuyas infinitas piezas parecen encajar a la perfección. Aquí la creencia se impone a flor de piel. No hay reflexión que ponga en entredicho la hipótesis, ni siquiera donde el mundo se revela, también, como el lugar donde el mal parece tener la última palabra. La hipótesis del Diseño Inteligente es la propia del niño made in Usa. En cierto modo, dicha hipótesis recuerda a la del deísmo ilustrado. No es casual, por tanto, que sus partidarios defiendan al mismo tiempo la compatibilidad entre fe y ciencia. Sin embargo, uno podría preguntarse hasta qué punto el Dios que se revela en la cruz es compatible con una descripción científica del mundo, la cual solo es capaz de mostrar relaciones entre cosas y no el carácter dialéctico de la presencia de lo real, el hecho de que lo enteramente otro solo puede aparecer en tanto que, como tal, da un paso atrás. Lo que es compatible con la ciencia es el dios de la religión, el ente espectral que tutela nuestra existencia, no aquel cuyo quién es el de alguien que murió como una alimaña bajo el implacable silencio de Dios. Así, la pregunta de si ciencia y fe son compatibles, depende de la idea de Dios de la que se parta. Y, ciertamente, la ciencia no sabe de un Dios que, en sí mismo, se da como el eterno por-venir del mundo. A la ciencia le sobra cálculo y le falta dialéctica. No negamos que el mundo sea debido a Dios. Pero no porque Dios sea una especie de ente espectral que se entretuvo creando el mundo a la manera de un demiurgo, aunque fuera con la excusa del amor. Si el mundo es debido a Dios es porque todo nos ha sido dado desde la desparación —la nada— de Dios. En cualquier caso, la hipótesis del Diseño Inteligente tiene las de ganar frente a un cristianismo que pretenda ser fiel a sus raíces. Cuando menos porque cada vez hay más niños que se resisten a distanciarse de la inmediatez de la experiencia epidérmica. El cristianismo o, mejor dicho, sus pastores quizá se equivocarían, si lanzaran las campanas al vuelo. Aunque es verdad que Dios escribe con renglones torcidos.

Anuncios

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para Lunes, junio 5th, 2017 en la modificación.