cuestión de olfato

mayo 6, 2017 Comentarios desactivados en cuestión de olfato

Las imágenes con las que se expresa originariamente la esperanza creyente son, en la mayoría de los casos, increíbles. Desde la resurrección de los muertos, hasta la fanfarria trompetera de los ángeles, pasando por la de los leones que comen hierba. Ahora bien, estas imágenes no resultan difíciles de digerir solo para nuestros estómagos modernos, sino que también lo fueron para los de los antiguos creyentes, aunque no por las mismas razones. Nos equivocamos, así, donde damos por supuesto que ellos se tomarón esas imágenes al pie de la letra. Como si “los muertos resucitarán” fuera un enunciado del tipo la “nieve es blanca”. Sin embargo, tampoco se trata estrictamente de un como si. Pues el presupuesto del como si, al menos cuando nosotros intentamos comprender el kerigma en relación con nuestros esquemas conceptuales, es que suele ir de la mano de un como si hubiera. Pero las metáforas que intentaban dar cuenta del acontecimiento no implicaban inicialmente un como si hubiera. Quienes acuñaron dichas imágenes intentaban ver lo que exigía ser visto y, sin embargo, no podía ser visto. La presencia de Dios en los viejos tiempos no se suponía, como podemos actualmente suponer la existencia del bosón de Higgs, sino que se olfateba como hoy en día podemos olfatear realidades tan intangibles como la patria o el amor. La patria o el amor, según dicen, los patriotas o los amantes son algo más que una convención ciudadana o un intercambio de fluídos. Ese plus exige una simbólica o, cuando menos, un discurso que vaya trazando círculos en torno al agujero negro que constituye una genuina experiencia, pues, el plus como tal no admite una denominación. De ahí que haya tantas imágenes como poetas. Por consiguiente, que los muertos resuciten o simplemente sean exaltados —que Jesús haya sido exaltado o resucitado— quizá fuera, originariamente, lo de menos, aun cuando sus implicaciones, tanto teológicas como antropológicas, ciertamente no fueran las mismas. Que ambas imágenes coexistan en los textos bíblicos no es tanto un índice de incoherencia como de verdad. Si las segundas o terceras generaciones de creyentes intentaron resolver las aparentes incompatibilidades de dichos textos en los términos de una dógmática, tiene que ver sobre todo con la distancia con respecto al acontecimiento fundacional, esto es, con la necesidad de apuntalar una fe que, en sí misma, comenzaba a volverse problemática.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo cuestión de olfato en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: