¿un Dios copernicano?

abril 30, 2017 Comentarios desactivados en ¿un Dios copernicano?

La fe no es independiente de la cosmología. Y es un hecho que, desde el giro copernicano, la creencia en un Dios personal que tutela desde los cielos la vida de los hombres se ha quedado sin cosmología que la legitime. En el universo copernicano, la tierra ya no refleja, aunque imperfectamente, el mundo de los cielos. De hecho, dentro de un universo homogéneo, no hay alturas que reflejar o representar. Así, la fe no tuvo más remedio que retirarse al ámbito de la interioridad. El lenguaje de la tradición, con su arriba y su abajo, debe modernamente reinterpretarse con las categorías de la espiritualidad y la mística. La Biblia entera deviene un como si. No es casual que tanto el panteísmo, al identificar la creación con el creador, como la dialéctica luterana de una alienación insuperable, acaso los únicos intentos serios de mantener en nuestros tiempos la viabilidad de Dios, constituyan el síntoma de que la analogía entre lo natural y lo sobrenatural carece de sentido. Sin embargo, uno podría preguntarse hasta qué punto el mismo cristianismo, al identificar a Dios con un crucificado como maldito de Dios, no implica ya de por sí la imposibilidad de la analogia entis. Cuando menos, porque Dios, en sí mismo, no es mucho más que una entelequia. Dios no sobrevive a la cruz —no vive por encima. En este sentido, no es casual que Troeltsch dijera que la vida de Dios depende de la vida espiritual del hombre —y nosotros podríamos añadir, siendo más corpóreos, de la respuesta del hombre al sacrificio de Dios. 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo ¿un Dios copernicano? en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: