de la espiritualidad

abril 24, 2017 Comentarios desactivados en de la espiritualidad

El punto de partida de la vida del espíritu, como decía Merton, es caer en la cuenta de que vivimos en medio de aguas que nos cubren. De acuerdo. Ahora bien, de estas aguas no tenemos ni idea. Cualquier supuesto es, precisamente, esto: un suponer. Sin embargo, aunque la tuviéramos, esa idea no sería una idea de Dios. Dios en verdad carece de concepto. Un concepto de Dios no es de Dios, sino de lo divino en general. Pero Dios, mejor dicho, el Dios bíblico, no es estrictamente un dios, sino un Dios extraño, un Dios que se extraña de su divinidad en tanto que no aparece como dios. En último término, lo que nos cubre es la imposibilidad de que el todo sea el todo. Desde la experiencia bíblica de Dios, el todo no lo es todo. No puede serlo a la vista de el mal. Dios es, en este sentido, el por-venir de una creación que clama por Dios. Sin embargo, es posible que se trate del eterno porvenir. Dios en verdad no puede comprenderse como el que existe, pues cuanto existe podría no existir. Es cierto que el fondo de lo real nos supera por entero. Pero lo que nos supera en verdad es que en las aguas que nos cubren no hay aún un Dios que pueda valer como Dios.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo de la espiritualidad en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: