viernes santo

abril 15, 2017 Comentarios desactivados en viernes santo

Jesús vino del silencio del Padre, como dicen los místicos, y termino con un grito, colgado como despojo de lo que fue. Ciertamente, el grito del crucificado conduce de nuevo al silencio. Pero no estamos ante el mismo silencio que inicialmente. Que el crucificado sea motivo de la esperanza creyente es algo que cuando menos debería suscitar un cierto estupor. De hecho, el credo cristiano es una provocación. Quizá lo entendiéramos mejor si, abandonando las gradas del espectador, nos pusiéramos en la situación de aquellos que no ven la salida por ningún lado. Así, el sacrificio de Maximilian Kolbe, ese acto de bondad en medio del infierno, sería o bien una extravagancia, o bien una última oportunidad para los que no tienen vida por delante. En cualquier caso, la posibilidad de que se trate de lo primero constituye el fondo de toda fe, aquello que le confiere, precisamente, su valor.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo viernes santo en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: