esto de la enseñanza

marzo 29, 2017 Comentarios desactivados en esto de la enseñanza

Es verdad que uno solo aprende aquello con lo que trata. Es verdad, pongamos por caso, que aprendemos a escribir, escribiendo. Y, de hecho, detrás de una página bien escrita hay cientos en la papelera. La dimensión práctica del aprendizaje es, pues, un irrenunciable. No es lo mismo que nos hablen de las características de la obra de Kafka, con el propósito de que podamos vomitarlas en el examen de turno, que el maestro, como suele hacer Albert Balasch con sus discípulos, te lea en clase el comienzo de la Metamorfosis y, a continuación, te pida que la continúes. Evidentemente, la lectura que luego puedas hacer del relato de Kafka no va a ser la misma. Ahora bien, de ahí a que el maestro tan solo deba enseñar lo que el alumno pueda hacer por sí mismo media un paso. De hecho, un gran paso. Pues no podemos pretender, por seguir con nuestro ejemplo, que el alumno se limite a los autores que pueda reescribir, como quien dice. El maestro tiene que hablar, se sobreentiende que con pasión, de Montaigne o de Carver a sus alumnos, aun cuando no pueda exigirles, por falta de tiempo, lo que les pidió que hicieran con Kafka. No hacerlo sería delictivo. Sin embargo, es cierto que la lectura que el maestro pueda hacer de los ensayos de Montaigne o los cuentos, terribles, de Carver no caerá en saco roto, si los alumnos antes hicieron lo que hicieron con Kafka. La tierra ya ha sido fertilizada. Es verdad que cuanto más extenso sea el temario, más difícil será evitar los defectos de la enseñanza tradicional. Pero, como decíamos, que el maestro se limite a enseñar aquello de lo que los alumnos puedan hacer un trabajo constituye, sin duda, una limitación.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo esto de la enseñanza en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: