y a los tibios os vomitaré de mi boca

enero 3, 2017 Comentarios desactivados en y a los tibios os vomitaré de mi boca

Hay en el cristianismo actual mucho de tibieza. Pues fácilmente los creyentes dan por descontada la redención de los últimos días. Jesús resucitó y, por tanto, la historia ya está resuelta. Así, creen que solo hay que aguardar a que Dios termine lo que comenzó con la resurrección, mientras se acaricían el ombligo. Sin embargo, al creerlo olvidan que, al identificarse con el crucificado, Dios se pone en manos de los hombres, por decirlo así. Esto es, el por-venir mismo de Dios, que haya Dios o no —que Dios sea de nuevo Señor del mundo— depende de la respuesta de quienes fuimos perdonados en nombre de Dios por aquel que fue colgado del madero como si fuera un perro. De ahí que el creyente tot court no dé por sentado el triunfo del bien. Cabe que al final venzan las fuerzas del mal. Esto es, cabe que Dios no ponga un punto y aparte y que la historia siga siendo el eterno retorno de lo mismo. Tan solo mientras sigamos siendo conscientes de la fragilidad del bien, podemos mantener el espíritu de combate que va con la fe. Una esperanza cuyo motivo se dé por descontado solo produce, como decíamos, tibieza. Y ya sabemos, por el autor del Apocalipsis, lo que les espera a los tibios (Ap 3:16).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo y a los tibios os vomitaré de mi boca en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: