asco de Dios

diciembre 23, 2016 Comentarios desactivados en asco de Dios

Es posible que la prevención que hoy en día muchos sienten ante los asuntos de Dios se deba a que, cuando menos en las comunidades progres, la palabra Dios ha sido monopolizada por quienes creen que Dios es algo así como un gusiluz de la bondad. Tanta blandenguería —tantas palmaditas en misa, tan buenrollismo— solo puede provocar nuestro asco, sobre todo si hace tiempo que dejamos de ser unos onanistas. De hecho, no hay fragmento en la Biblia en el que se nos diga que Dios es un tibio. Pues, bíblicamente hablando, la bondad de Dios es, antes que nada, misericordia. Y para que haya misericordia —para que la gracia sea una medida de gracia— antes tiene que haber condena, cuando menos porque somos quienes pasamos de largo. Que los buenrollistas de las comunidades progres sientan aversión por esto del juicio de Dios ya es, de por sí, un síntoma de lo lejos que no hallamos de la verdad de Dios. En este sentido, y si se trata de ser mínimanete coherentes, casi mejor cortar por lo sano y negar de plano que haya Dios. O, al menos, confesar que en lo más íntimo preferimos no saber nada de aquel que nos saca del quicio del hogar.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo asco de Dios en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: