lo sentimental

diciembre 9, 2016 Comentarios desactivados en lo sentimental

La reducción postmoderna de lo ético a lo estético significa que la medida del valor no reside en la cosa, sino en nuestra sensibilidad. Esto es, si lo que vale tiene valor es porque provoca en nosotros una determinada sensación. Algo posee el aura de lo valioso porque así lo sentimos, cosa la cual es, a pesar de la intensidad de los sentimientos, un síntoma de indigencia. Esta reducción del valor a lo sentimental es un efecto de nuestra incapacidad para comprender que el origen del valor es la caducidad, en definitiva, el hecho de que, tarde o temprano, todo se pierde. La reducción sentimental del valor muestra nuestra incapacidad para el milagro, al fin y al cabo, nuestra dificultad para el presente, para asombrarnos, pongamos por caso, de que aquel a quien abrazamos siga con vida. De ahí el deber de preservar el valor de la erosión del tiempo, el tener que cuidar de lo que nos ha sido dado desde el horizonte del no-ser. Y es que, en el fondo, el valor es lo que exige ser reconocido como valor —como eso cuyo valor le es intrínseco— no porque nos haga sentir bien, sino porque mañana no sabemos si seguirá ahí. En este sentido, la experiencia del valor se halla asociada a la melancolía, al menos en tanto que la melancolía nace de una anticipación de la pérdida. Y así, no es casual que solo nos demos cuenta de lo que supusieron, por ejemplo, nuestros padres después de que cruzaran el umbral de la muerte.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo lo sentimental en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: