true detective

noviembre 22, 2016 Comentarios desactivados en true detective

Vivimos a lomos de una gran mentira. Nuestro mundo es un baile de máscaras. O, como Albert Balasch suele decir, això del viure és un frau. Por poco que podamos, aunque hay ciertamente muchos que no pueden, nos colocamos un yelmo encima con el objeto de cubrir nuestro rostro. En verdad, estamos podridos por dentro. Nuestro propósito es que el espejo nos devuelva una buena imagen de nosotros mismos. Pero por poco que hurguemos encontraremos resentimiento e indiferencia. Buda creyó que la raíz de nuestro sufrimiento reside en las falsas promesas del deseo. Y hay mucha verdad en ello. Sin embargo, es posible que la raíz sea mucho más profunda. Pues, cabe sospechar que somos quienes nos hacemos daño unos a otros —que en el fondo nuestra existencia no busque otra cosa que eliminar al enemigo, aquel sobre el que proyectamos la mierda que hay en cada uno de nosotros y no podemos admitir como propia. En este sentido puede que el cristianismo haya dado en el clavo. Ciertamente, siempre habrá buenrollistas que digan que no hay para tanto. Que en el hombre hay muchas cosas buenas. Pero uno puede preguntarse si esa bondad, para que se haga presente como tal y no solo como un rasgo del carácter, no exigirá que del hombre no queden mucho más que unos cuantos despojos. 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo true detective en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: