lenguaje y ficción

noviembre 16, 2016 Comentarios desactivados en lenguaje y ficción

Existir es existir en la ambivalencia de tot plegat. Así, podemos llegar a decir, socráticamente, que en realidad nunca sabemos de lo que estamos hablando, sobre todo, cuando empleamos grandes palabras. Sin embargo, no es menos cierto que, como decía Michel Polanyi, sabemos más de lo que podemos llegar a explicitar. Como en el caso de la escolopendra, la cual sabe, ciertamente, cómo mover sus cien pies… siempre y cuando no le preguntes cómo es capaz de hacerlo. De ahí que el decir objetivo, en tanto que supone un decantar dicha ambivalencia —en tanto que cualquier afirmación supone un desestimar lo que también podría ser afirmado— esté más cerca de la ficción de lo que inicialmente podríamos suponer. Pues, la ficción, aunque quizá deberíamos hablar de la mala ficción, se caracteriza, precisamente, por mostrar uno de los dos lados de la realidad, por lo común su lado más amable. Así, cuando decimos que el amor de una madre, pongamos por caso, es el último refugio de los hombres, olvidamos que su abrazo, al mismo tiempo que nos libra de la intemperie, nos ahoga. De ahí que lo que se opone a la ficción —a la mala ficción— no sea propiamente el decir objetivo —el decir de lo que es, que es—, sino la reflexión. Y toda reflexión que se precie es, al fin y al cabo, dialéctica. Como son también dialécticos los mejores versos del poeta. Al menos porque la definitiva palabra sobre lo real consiste en reconocer que las cosas son lo que son en la medida que, en cierto sentido, no acaban de ser lo que parecen. No debería extrañarnos, por tanto, que quienes llegan a admitir esto último vivan, por decirlo así, en estado de suspensión. Esto es, entre una cosa y otra.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo lenguaje y ficción en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: