esto del matrimonio cristiano (y 2)

noviembre 12, 2016 Comentarios desactivados en esto del matrimonio cristiano (y 2)

De lo anterior no se deduce, con todo, que cualquier tiempo pasado fuera mejor. Cada época tiene su miga. Para muchos hombres y mujeres el matrimonio a la antigua fue, ciertamente, una prisión. Sin embargo, es también innegable que la cultura cristiana —la denominada cristiandad, hoy en día en trance de extinción— daba por hecho, al menos sobre el papel,  que cuanto podemos llegar a poseer nos ha sido dado. Es verdad que los hombres vivimos de espaldas a la verdad —o, por decirlo con las palabras de Eliot, que los hombres no podemos soportar demasiada verdad. Como decían los judíos, la Ley de Dios, que es principio de libertad, pues en tanto que imperativo incondicional nos libera de la presión de la circunstancia, con el tiempo termina siendo ella misma circunstancia y, por consiguiente, una nueva coerción. Esto es, con el tiempo olvidamos a qué responde la Ley, cuál es su razón de ser. Pues, como escribió Hegel, con el paso de los años cualquier verdad acaba siendo otra cosa. Es lo que tiene esto del tiempo: que cuanto es, deja de ser lo que fue. El tiempo dota a cuanto existe de una esencial ambivalencia. Pasa incluso con respecto a Dios. De ahí que, con respecto a la verdad, estemos condenados como Sísifo a volver una y otra vez sobre lo mismo, aunque sea de otro modo.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo esto del matrimonio cristiano (y 2) en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: