caer en la cuenta

noviembre 8, 2016 Comentarios desactivados en caer en la cuenta

Podemos fácilmente admitir que estamos solos en medio —o, si se prefiere, en la periferia— de un cosmos inerte. Que no hay nadie detrás del velo de Isis. Que en cualquier caso, ese alguien es lo siempre pendiente de nuestro estar en el mundo, en cualquier mundo, incluyendo aquí el sobrenatural. Que aún en el caso de que topáramos con ese alguien podríamos perfectamente preguntarnos si eso es todo. Pues lo cierto es que si el todo es lo que hay es porque el todo no lo es todo. De ahí es que si estamos en definitiva solos es porque nunca acabamos de encontrarnos en el lugar en el que estamos: en cualquier caso, esperamos algo más, la aparición misma de Otro. Ninguno de nosotros halla paz en el mundo—nadie en lo más profundo de sí mismo puede evitar la inquietud. Podemos, como decíamos, admitir todo esto. Pero otra cosa es caer en la cuenta de lo que admitimos o damos por sentado. Pues cuando esto ocurre se hace difícil evitar el estremecimiento. Y es posible que ese momento sea nuestro único principio. Nos iremos, por tanto, con las manos vacías, como aquellos que aguardan lo que en modo alguno puede darse y, sin embargo, debiera ser. Como, si al fin y al cabo, Dios fuera el eterno deber ser de Dios. 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo caer en la cuenta en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: