una vida examinada

octubre 12, 2016 Comentarios desactivados en una vida examinada

El ideal socrático del dominio de sí tiene su miga, pues exige, de algún modo, estar por encima del propio deseo. Esto, de por sí, es algo muy extraño, cuando menos porque de entrada nos identificamos con aquellos deseos que pretenden garantizar nuestra felicidad. Pero un deseo siempre promete lo que no puede dar. La felicidad no es tanto un estado de satisfacción como un saber vivir. Y uno comienza a tomarse en serio a sí mismo —comienza a saber de qué va esto del vivir—, cuando es capaz, al menos, de vislumbrar la diferencia entre desear y querer. Pues, fácilmente sabemos qué deseamos, pero no lo que queremos. Siempre deseamos aquello que podemos alcanzar, aunque sea, por lo común, pagando un precio. Pero lo que exige ser amado es, de por sí, algo que no cabe poseer. De algún modo, siempre se encuentra más allá de donde nos hallamos. De ahí que el saber vivir no sea distinguible del saber qué quiere uno -qué busca, a qué (o a quién) entrega su vida por entero. Pues ser de una pieza -vivir con cierta integridad- no es posible donde no perseguimos una sola cosa, aquello que en verdad importa. Aquello que está en juego, en definitiva, es la libertad. Al menos, en tanto que uno es siempre prisionero de su deseo, pero no de lo que ama, aunque el amor requiere, de por sí, un atarse al mástil. Un sujeto, por defecto, supone un estar sujeto. La diferencia entre sujetos pasa por el a qué se encuentra uno sujeto. Si al propio deseo, uno sigue siendo un esclavo. De ahí que la genuina libertad se comprenda socráticamente como un dominio de sí, como un estar por encima de aquellas inclinaciones que están en nosotros pero no nos pertenecen, al menos porque nadie elige su propio deseo. Uno es libre en el mismo sentido en que un jinete hace de su montura lo que quiere, en lugar de dejarse llevar por ella. Quien comprende esto ya juega, por eso mismo, otra liga.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo una vida examinada en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: