doxologías

agosto 8, 2016 Comentarios desactivados en doxologías

¿Acaso el destino de los bienaventurados, los cuales se pasan las horas del día cantando alabanzas a Dios en una especie de eternidad espectral, no sea el de encontrarse sometidos al deseo, inconfensable, de regresar a ese mundo que dejaron atrás? Al menos ahí, Dios aún seguía siendo una posibilidad. Y, mientras tanto, uno podía permitirse el lujo de unas cuantas cervezas con los amigos en la playa de Cadaqués. Quizá el cielo siempre sea para el hombre, aun cuando se trate de un soma pneumatikón, un más allá, el lugar en el que no se está. 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo doxologías en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: