iluminati

junio 2, 2016 Comentarios desactivados en iluminati

Si hoy topáramos con Jesús de Nazareth, le tomaríamos por un iluminado. Efectivamente, un tipo que andara por ahí en plan curandero, con unos cuantos acólitos de los que dirías que no tienen nada qué perder, anunciando el inminente fin del mundo y, de paso, que los desgraciados a los que se dirige son afortunados porque serán los primeros en cruzar  las puertas del cielo que se avecina … no parece que mereciera nuestro crédito. De hecho, suena, literalmente, a increíble. Y probablemente sospecharíamos que nuestro iluminado está hecho con la misma pasta que el telepredicador, aunque posiblemente nos pareciese que, a diferencia de este último, llega a creerse lo que pregona. En realidad, esto es lo que les pareció a muchos de sus coetáneos. Y si recitamos con suma facilidad el credo apostólico es porque ese iluminado nos nos pregunta a la cara: y tú ¿crees que soy el Hijo de Dios?  —porque hemos convertido, en definitiva, a ese iluminado en una figura de nuestra imaginación.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo iluminati en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: