Blasie Pascal

mayo 31, 2016 Comentarios desactivados en Blasie Pascal

El sujeto de la modernidad no ha perdido la capacidad de asombro. Solo que el exceso que lo provoca —se trate del Himalaya o del imperceptible crecimiento de la hierba— ya no lo comprende como si se dirigiese a él. Así, Pascal se refiere, por ejemplo, al “eterno y aterrador silencio de los espacios infinitos” donde antiguamente se habría hablado de Creación. El cosmos es, en su inconmensurabilidad, indiferente a la existencia humana. No hay algo así como una gran voluntad que apunte al hombre. Estamos ante una línea de demarcación con respecto a la antigua sensibilidad religiosa. Ciertamente, el estupor de los “espacios infinitos” es concomitante al que desencadenaba la aparición del dios. Pero, a diferencia del dios, la desproporción de los “espacios infintos” ya no quiere nada de nosotros. De ahí que uno juegue con las cartas marcadas cuando, con el propósito de actualizar la creencia religiosa, pase del dios personal del teísmo al dios impersonal de la espiritualidad transconfesional, dando por sentado que un dios-oceánico sigue de algún modo amándonos.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Blasie Pascal en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: