a vueltas con el tres en uno

mayo 19, 2016 Comentarios desactivados en a vueltas con el tres en uno

El dogma de la Trinidad, lejos de ser una “fumada”, es goma 2 en la línea de flotación de la noción mítica de Dios. Pues, en el fondo, el dogma viene a decirnos que el Padre —lo que religiosamente se entiende por Dios— por sí solo —esto es, sin la unión con el hombre— no es Dios. Y, de paso, que el hombre sin Dios es menos que hombre, algo así como un golum. Dios, por tanto, no es solo Dios-más-allá-del-hombre, sino la unión del Padre (“Dios”) y el Hijo, el cual, como sabe cualquier cristiano, se da como hombre de Dios. Qué pueda significar todo esto ya es otro cantar. En cualquier caso, su significado solo puede esclarecerse a la luz de la historia de la Pasión, la cual, por otro lado, ocurrió en un pasado irrepetible. Y quizá, por eso mismo, nosotros no podemos ser ya quienes nos encontramos cabe Dios o ante Jesús —pues ambos “desaparecieron” de nuestra vista—, sino ante el Espíritu de un Dios crucificado, el cual no se da como “poder etéreo”, sino como el espíritu —la fuerza— de aquellos hombres y mujeres que soportan sobre sus espaldas el peso de la Cruz, ofreciendo, a pesar de ello, perdón y justicia, a la manera de Jesús de Nazareth. 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo a vueltas con el tres en uno en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: