dios y hombre

enero 26, 2016 § Deja un comentario

Jesús fue, según declara el credo cristiano, hombre verdadero. Y esto, bíblicamente hablando, solo puede significar que Jesús vivió como aquel que dependía por entero de Dios. Ahora bien, el credo declara por igual que Jesús fue también Dios verdadero, esto es, Dios en verdad. Jesús fue, por decirlo con otras palabras, la verdad de Dios. Y aquí reside la audacia cristiana: en comprender este también. Pues, evidentemente, no estamos hablando de una simple adición (si es que está adición pudiera ser algo simple). Estamos hablando de lo siguiente: que no hay otro Dios —otro Señor— que el que se da como hombre que depende por entero de Dios. Y ello en nombre de un Dios que, eternamente, incluso en los cielos, se encuentra más allá. Un cristiano es aquel que, en la cima del Gólgota, cae en la cuenta de que Dios es alguien que permanece, esencialmente, por ver. Y que, por eso mismo, puede darse como crucificado en nombre de Dios. Al fin y al cabo, de Dios no tenemos más, aunque tampoco menos, que aquel que perdonó a sus verdugos encontrándose sujeto por entero al silencio de Dios.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo dios y hombre en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: