petitio (y 2)

enero 11, 2016 § Deja un comentario

El indigente que clama al cielo, no hace de su petición un medio para alcanzar un determinado fin. Él es, precisamente, ese clamor, un clamor que, como tal, no puede esperar respuesta alguna. No es casual que el judío no mire al cielo cuando reza, sino a ese muro de piedra al que ha quedado reducido el templo de Dios. Es por eso que no se dirige a Dios quien quiere, sino quien puede. La crítica moderna a la oración de petición no se enfrenta, pues, a la oración bíblica, sino en cualquier caso a su simulación burguesa.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo petitio (y 2) en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: