petitio

enero 10, 2016 § Deja un comentario

Hay algo de verdadero en la oración de petición (y no porque haya un Dios detrás del muro). Pues, el hombre solo se abre a la alteridad —quiebra la muralla de su orgullo— donde, como si fuera un indigente más, se dirige al otro implorando por el pan de cada día. 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo petitio en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: