Kant como judío

enero 7, 2016 § Deja un comentario

Estar en manos de Dios significa que, incluso con respecto a Dios, no hay respuesta o saber que podamos dar por descontado. De ahí que la relación con Dios no pueda comprenderse, al menos bíblicamente hablando, en términos instrumentales, como, si al fin y al cabo, la cuestión fuera qué hay que hacer para alcanzar la plenitud de lo divino. De lo que se trata, con respecto a Dios, es de obedecer al imperativo incondicional que se desprende de un Dios en falta. O, por decirlo en bíblico, primero obedeceremos —esto es, sacaremos a los huérfanos de las ciénagas, vestiremos al desnudo, cuidaremos del leproso…— y luego, quizá, comprenderemos de qué va todo esto. En este sentido, puede que Kant sea el gran pensador judío de los tiempos modernos. Pues, como es sabido, para el filósofo de Könisberg, la plenitud —la dicha, la realización de la perfección humana…— no puede ser más que un postulado, en modo alguno, el principio y fundamento de nuestra entrega moral. 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Kant como judío en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: