dos modos de ver

diciembre 28, 2015 § Deja un comentario

Podemos resistirnos a la ilusión de un cuerpo bello viéndolo a la manera de Marco Aurelio: como un amasijo de vísceras, secreciones y excrementos. Esta es, de hecho, la operación básica de la modernidad: lo real no es más que el polvo que oculta la alfombra de las apariencias. Sin embargo, podemos ver ese cuerpo, precisamente, como aparición —como la belleza que se nos ofrece fugazmente en un cuerpo mortal. Aquí la realidad es, precisamente, un más. Y este es el modo de ver las cosas de los antiguos (o, al menos, de los antiguos creyentes).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo dos modos de ver en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: