el alma y el yo

noviembre 21, 2015 § Deja un comentario

Fácilmente, podríamos caer en la tentación de creer que el viejo lenguaje sobre el alma es un modo, culturalmente determinado, de abordar las complejidades del yo. Y, sin duda, el yo es un vástago del alma, pero nos equivocaríamos si diéramos por sentado que estamos hablando de lo mismo. Hablar en términos de alma es hablar de un yo que se siente partícipe de un orden más amplio, de un bien que no tiene su origen en el alma. El alma puede errar el tiro y perder la orientación. Pero no se construye a sí misma, sino que, en cualquier caso, se encuentra a sí misma siendo lo que es. En cambio el yo es “principio y fundamento” de cuanto existe. Un yo es soberano y, precisamente por ello, cree que puede decidir quién quiere llegar a ser. Un yo esta en el mundo como si estuviera en un super. Un yo, sin embargo, es también un exiliado (y esa es su ventaja sobre el alma). Un yo se engaña, pues, a sí mismo cuando intenta renunciar a su exilio para habitar un mundo de cartón piedra. Un yo es lo que queda del alma una vez Dios sale por la puerta de atrás.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo el alma y el yo en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: