la chute

noviembre 7, 2015 § Deja un comentario

Estamos tan acostumbrados, cristianamente, a hablar de la encarnación de Dios que ya hemos perdido de vista que, para la divinidad, no es posible encarnarse sin degradarse. Ciertamente, podemos entender la encarnación como si simplemente dijéramos que Jesús de Nazareth representa el amor de Dios o algo por el estilo. Pero entonces no parece que pueda declararse duramente que Dios es Jesús, sino en cualquier caso que Jesús es un símbolo de Dios… entre otros.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo la chute en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: