comenzar por el principio

noviembre 4, 2015 § Deja un comentario

Cualquier lector competente de un texto como la Biblia, debería comenzar, dejando a un lado la preocupación catequética, siempre tan dispuesta a colocar los fragmentos bíblicos en el lecho de Procusto, aceptando su carácter extraño, y ello con respecto a Dios mismo. Pues la Biblia no trata de Dios, sino de la experiencia de Dios. Podríamos decir que, precisamente por eso, trata indirectamente de Dios, si no fuera porque el Dios bíblico es un personaje elusivo. Ciertamente, Dios se manifiesta prodigiosamente en momentos clave, aquellos que constituyen algo así como una experiencia raíz. Sin embargo, durante la mayor parte del tiempo, Dios se encuentra fuera de campo. Como si Dios en verdad no pudiera —o no quisiera— aparecer como Dios. Por otro lado, Dios parece habitar los cielos. Sin embargo, el creador se encuentra fuera de la creación, más allá de cualquier olimpo. Tot plegat, demasiado increíble como para que no sea verdad.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo comenzar por el principio en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: