el triunfo de lo terapéutico

septiembre 3, 2015 § Deja un comentario

Donde la existencia no se encuentra sub iudice, donde ya no queda nadie ante quien rendir cuentas de cuanto hicimos con la vida que nos fue dada, el sentido de culpa fácilmente queda estigmatizado como patológico. De ahí que, en vez de absolución, tengamos terapia; en vez de perdón, fármacos. Es obvio que, con ello, queda alterada significativamente la relación con uno mismo. La terapia no es, contra lo que suele decirse, “redención por otros medios”. Es su simulacro. En este sentido, no debería extrañarnos que nos hayamos convertido en los monos que fuimos, en hombres y mujeres incapaces de cruzar las fronteras de la “vida interior”.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo el triunfo de lo terapéutico en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: