salmo 88

julio 7, 2015 § Deja un comentario

¿Cómo nos atrevemos a dirigirnos a Dios —cómo nos atrevemos a rezarle—, habiendo tantos a los que Dios ha dado la callada por respuesta? ¿Es que esperamos que nos haga caso, precisamente, a nosotros, los satisfechos? Y si nos lo hiciera ¿cómo soportar la mirada de aquel que ha sufrido el desamparo de Dios? Hay algo de hybris en la oración que no es de por sí un clamor.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo salmo 88 en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: