coitus interruptus, una vez más

abril 26, 2015 § Deja un comentario

Si Dios es interrupción —que lo es—, entonces hay algo de incomensurable entre Dios y el hombre. Pues la interrupción de Dios es lo que en modo alguno puede anticipar el hombre. Ahora bien, por eso mismo, la fe bíblica se desmarca de aquellas creencias en donde lo divino solo exige un descubrimiento, una iluminación. Dios no se encuentra agazapado en las interioridades del alma, esperando la ascesis del hombre. De ahí que, si el hombre es capaz de Dios, no es porque en él habite la “chispa divina”, sino porque, en lo más íntimo, el hombre es aquel que se encuentra expuesto a la ruptura de Dios.  

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo coitus interruptus, una vez más en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: