Dietrich (2)

diciembre 23, 2014 § Deja un comentario

Nuestra mayoría de edad nos obliga. Dios nos está diciendo que debemos vivir como hombres que pueden desenvolverse sin su ayuda. El Dios que está con nosotros es el Dios que nos abandona (Mr. 15:34). El Dios que nos hace vivir en este mundo sin emplearlo a él como hipótesis operante, es el Dios ante el cual siempre estamos presentes. Ante Dios y con él vivimos sin Dios. Dios se permite a sí mismo verse arrinconado y fuera del mundo y clavado en la cruz. Dios es débil y carece de poder en el mundo, y ésta es la manera, la única manera en que él puede estar con nosotros y ayudarnos… El hombre es desafiado a participar en los sufrimientos de Dios en manos de un mundo sin Dios.

D. Bonhoeffer

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Dietrich (2) en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: