micro

diciembre 9, 2014 § Deja un comentario

Pues porque la mayoría de ellos [de los libros devocionales] están escritos en unos términos que implican una conciencia distinta de la nuestra. Porque en realidad nosotros ya no estamos condicionados para leer lo que ellos realmente dicen, puesto que están concebidos en términos medievales. Para el hombre medieval la vida era deslucida, brutal y corta. La vida de entonces transcurría de un modo opuesto a una vida real del Espíritu… Nosotros, los modernos, tenemos una expectativa muy distinta de la que se ofrecía al hombre medieval. La vida ahora ya no es ni brutal ni corta. A nuestro alrededor se abren numerosas posibilidades. Mientras el hombre medieval miraba hacia lo alto a través de un telescopio, nosotros más bien miramos hacia abajo a través de un microscopio. ¡Es tan maravillosa la materia! Si lo que temía el hombre medieval era otear fantasmas en el cielo, lo que a nosotros nos espanta se halla oculto en las posibilidades infinitesimales, pero igualmente diabólicas y paradójicamente infinitas del hidrógeno… El hombre moderno se halla enraizado en la tierra, se halla rodeado de materia. Sus devociones están sufriendo una transformación. No hay progreso alguno en todo esto. Nos hallamos cogidos en la red de este materialismo. Pero el secreto de nuestra liberación del mismo es de una vasta importancia.

George Macleod

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo micro en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: