filosofía cuántica

noviembre 25, 2014 § Deja un comentario

Decía Hegel que donde irrumpe la reflexión no vuelve a crecer la hierba. Y algo de esto hay. Pues el final de la reflexión ya sabemos cual es: la docta ignorantia, la constatación de que nunca llegaremos a poseer lo que inicialmente creemos saber. O, por decirlo de otro modo, que nunca sabemos de lo que estamos hablando cuando nos llenamos la boca con las grandes palabras. De ahí que la cuestión —necesariamente vital— que se le plantea al sujeto de la reflexión es cómo regresar, cómo volver a emplearlas. Ahora bien, en cualquier caso, no deja de ser curioso que la mecánica cuántica diga algo parecido en el plano no ya del significado de las cosas, sino en el de las cosas mismas. Pues las cosas más pequeñas, las denominadas partículas elementales, son solo en tanto que nadie las observa. Ergo, o estamos en las cosas o ante ellas. Pero solo podemos estar ante ellas si han dado un paso atrás, es decir, si como tales han des-aparecido del mapa.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo filosofía cuántica en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: